/
0 Comentarios

Glynn Sccotty fue el hombre que se había casado más veces según el libro de los records. Cuando falleció permaneció una semana en el hogar de ancianos donde vivía sin que nadie viniera a reclamarlo. Al parecer no tenía amigos, ni siquiera entre las 27 esposas que había tenido.
El hecho de estar casado no  implica que haya amistad. La relación entre 2 personas puede tener diferentes  maneras de desarrollarse: pueden ser extraños, conocidos, amigos íntimos,  parientes, esposos, padres o hijos. No todo es absoluto, hay parientes que son  extraños y aún padres e hijos o esposos que no son realmente amigos.
La  amistad no es algo que viene incluido en el grado de parentesco o en el acta de  matrimonio. Alguien puede fomentar una amistad solo  por carta, teléfono o por  Internet a través de un ordenador. Dos hermanos pueden estar viviendo juntos y sin embargo no ser amigos. También puede suceder lo mismo en un matrimonio.
Alguien dijo que la amistad no se compra en el supermercado como algo hecho, sino que la amistad verdadera es una planta de lento crecimiento que debe enfrentar y resistir los golpes de la adversidad antes de ser una auténtica amistad.
Hay hogares en donde reina el amor y se manifiesta en  forma visible y hay otros en donde existe el odio.
Pero la ausencia de  odio no significa amor sino indiferencia. Hay parejas que llegaron a odiarse  hasta matarse y hay otras que se aman entrañablemente y son verdaderos amigos.  ¿Cómo lograr que la amistad sea una experiencia placentera y fructífera en el  matrimonio? Hay algunos secretos que vamos a compartir.
1) Invertir  tiempo:
Requiere tiempo, dedicación y estar disponible. El “no tengo  tiempo”, “estoy muy ocupado” o “no  puedo” usados a veces pueden tener su lugar  pero no pueden ser usados  siempre.
Esto no implica “cantidad de tiempo” sino “calidad de tiempo”.El arte de desconectarse del trabajo, de las  preocupaciones o de las amistades  absorbentes para dedicar tiempo a los  intereses de mi pareja, es el mejor alimento. Estar presente no solo significa  tener el cuerpo en casa sino  acompañar con los sentimientos, emociones y  comprometiendo toda la vida espiritual.
2) Dar y compartir:
La  verdadera amistad no es  egoísta sino que vela por el otro. Quien intenta  permanecer en el matrimonio, debe buscar en primer lugar la felicidad de su  pareja, eso le permitirá  encontrar la suya propia a través del cultivo de una  amistad basada en la
consideración y el amor. Es dando como se  recibe.
3) Apertura, lealtad:
En una pareja de amigos, no hay  secretos. Se puede hablar de cosas o sentimientos personales con plena confianza  pues habrá comprensión, ayuda, lealtad y la seguridad de no ser traicionado. La  traición de hecho hiere  y destruye una amistad, pero la traición de palabra  también puede herir y  destruir. Los esposos deben poder hablar francamente  sus profundos dolores  cuando éstos existan. Poner una pasta sobre una herida  infectada puede extender  y profundizar la infección.
4)  Alegría:
Aunque la vida pueda  provocar dolor, proporciona muchísimas  alegrías. La alegría compartida y  expresada es como el riego para la plantita de  la amistad. Decía el poeta  Khalil Gibrán: “En la dulzura de la amistad, pongamos  risa y compartamos el  placer”. Los esposos deben poder hablar de cosas serias  y profundas pero debe haber lugar para la alegría celebrada con risa
desintoxicante.
5) Compatibilidad:
Cultivar y compartir las mismas normas de moral y conducta, los mismos valores y creencias, los mismos objetivos y metas, une en pensamientos, acción y sentimientos, ahuyentando los  motivos de posible discordia y profundizando la amistad.
6) Facultad de resolver conflictos:
Un conflicto no es necesariamente un problema. Es  diferente la explosión de un tanque de nafta de un auto que las explosiones
controladas dentro del motor. Una destruye, la otra genera energía. Las diferencias de opinión dentro del matrimonio pueden ser constructivas porque  conducen a decisiones más sabias, mientras que las desavenencias descontroladas o con ofensas destruyen cualquier amistad. La habilidad de ponerse de  acuerdo  tanto en cosas pequeñas como en grandes impiden que las diferencias se  acumulen. La gente procesa sus diferencias como procesa los desperdicios en  su casa: los sacan fuera cada vez que se producen o los acumulan y hacen una gran limpieza una vez al año.
Uno puede tener pequeños o profundos intercambios de ideas, resolviendo los problemas cuando se presentan o esperar hasta que se produzca una gran explosión. Un consejero decía que los divorcios no son  generalmente provocados por grandes obstáculos sino por 5000 cucharaditas de suciedad que destruyen el matrimonio.
Toda pareja tiene algún motivo de  discusión ocasional. Si no existe ese motivo es porque está demasiado asustado,  disfruta de la miseria o no le importa nada. Los buenos amigos también discuten  y tienen puntos de vistas encontrados en algún tema. No hay en el mundo dos  personas iguales. Esas diferencias hacen que la vida sea interesante y son  la  esencia de las relaciones. Si tengo un punto de vista diferente a un   desconocido  que vive en África no tengo necesidad de pelear con él pero cuando uno está  identificado o asociado con alguien, las diferencias de opinión pueden tener  algún desenlace no muy grato. La combinación de cercanía y diferencias crea un  flujo de energía negativa.
Cuando ese flujo es poco lo llamamos discusión,  cuando es mayor, pelea. Mal manejado ese flujo de energía puede ser destructivo.  Cuanto más se acelera un auto atascado en la arena, más se hunde. Algunas  parejas discuten y discuten logrando empantanarse cada vez más. Es semejante a  aquél hombre que se quejaba porque después de cocinar un
huevo durante 4 horas  lo encontraba todavía duro.
7)  Simpatía:
Hay personas que  naturalmente consiguen amigos y los conservan. Norman Peale informa de un  estudio dirigido por el departamento de  psicología de una universidad de EE.UU.,  en el que se analizaron 100 características de la personalidad que hacen que un  individuo sea estimado o  detestado.
El estudio revela que para ser estimada  una persona debe reunir  46 características favorables. ¿Quién podría cumplirlas?  Nos consolamos pensando que el evangelio enseña que se necesitan sólo dos cosas  para que una  persona sea estimada y gane amigos: el amor sincero y el interés  por los  demás.
Alguien dijo una vez que “El mundo es un espejo que refleja  nuestro  propio rostro”. Un ejecutivo creía que toda la gente de Bs. As. era  antipática. Cuando bajó del avión en Ezeiza saludó con cortesía y una sonrisa al  de la  aduana que revisó su equipaje, también al taxista, al ascensorista del  hotel, a  la mucama. Finalmente encontró que Bs. As. había cambiado, todos  eran  simpáticos. ¿O era él quién había cambiado?.
Por ejemplo:
No es  posible obligar por la fuerza a la tortuga a sacar sus patas o su cabeza de su  caparazón. Basta con dejarla al calor del sol y lo hará espontáneamente. Mostrémosle al perro un palo y nos mostrará los dientes, en  cambio hablémosle con cariño y moverá su cola en prueba de contentamiento y  amistad.
Los celos, tanto profesionales como sentimentales, la competencia  entre esposos, las amistades absorbentes fuera de la pareja, la dedicación a los  hijos dejando de lado los intereses de la pareja, el vivir cada uno por su  cuenta y otros aspectos de la vida matan la planta de la amistad.
Para ser amigos de quién nos acompaña en la vida tan de cerca como nuestro cónyuge, es  necesario mostrar con palabras y hechos cuán importante es él o ella para  nosotros.
Sería importante si a partir de ahora no sólo tratamos de convivir  con quien está a nuestro lado sino de fomentar una amistad con ella/el.
¿De qué forma podemos comenzar? Para eso les estamos dando   algunos ejercicios que evaluarán si están regando la planta de la amistad o la   están matando sin darse cuenta.
Dr Jorge Velásquez S.


TAMBIEN PUEDES LEER:

Glynn Sccotty fue el hombre que se había casado más veces según el libro de los records. Cuando falleció permaneció una semana en el ho...

No hay comentarios: