/
0 Comentarios

Paso número 1: Disimular imperfecciones

Aplica corrector directamente sobre tus ojeras, aplica también un poco de corrector en donde el párpado móvil se une con la nariz para dar luz instantánea a tu mirada. Utiliza tus dedos o, mejor aún, una brocha de calidad para difuminar el producto perfectamente sobre tu piel.
Cuando se trata del corrector, es importante tener presente que las imperfecciones en la piel pueden producirse por falta de sueño, cambios hormonales e incluso, cambios en el clima. Conviene entonces tener a mano 3 o 4 colores de corrector.

Paso número 2: Resalta tus atributos

Un poco de rubor aplicado de la forma correcta puede ser la forma más rápida para lucir un cutis radiante y saludable. Elige una fórmula que encuentres más fácil de manejar: en polvo, en crema o en gel, no importa. Aplícalo en la manzana de sus mejillas barriendo suavemente hacia el crecimiento de tu cien.

Paso número 3: Define tu mirada

Unas capas de rímel negro capaces de abrir tu mirada y lucir unas sensuales pestañas le sientan bien a todo el mundo; provocando el impacto suficiente como para pasar por alto otros productos de maquillaje de ojos sin demasiando estrés. Trata siempre de evitar los grumos en la aplicación.

Paso número 4: El toque final

Termina el maquillaje perfecto y rápido para mañanas apuradas con un toque de brillo en los labios.  El gloss, por ejemplo, hace que los labios finos se vean ligeramente más gruesos. El color ideal es siempre uno que sea bastante parecido a tu tono natural, solo que unos toques más oscuro; apuesta siempre por colores que se encuentren en la gama de los rosas.


TAMBIEN PUEDES LEER:

Paso número 1: Disimular imperfecciones Aplica corrector directamente sobre tus ojeras, aplica también un poco de corrector en donde...

No hay comentarios: