/
0 Comentarios


Compras la esponja de moda en forma de huevito, la aprendes a usar para sacarle el mejor provecho y… ¿ahora qué? Asegúrate de lavarla de forma correcta para evitar que te salgan brotes.


Limpiar las brochas de maquillaje resulta más obvio, el problema de la esponja es que, por su textura, no sabemos qué hacer con ella. En teoría, deberías lavarla con cada uso, pero si tienes una piel perfecta puedes hacerlo una vez a la semana.
Si compraste la beautyblender original, ésta debería venir con un líquido especial a base de soya que quita los pigmentos y la suciedad sin dañar tu herramienta. Pero, si ya se te acabó o nunca lo tuviste, puedes limpiarla con shampoo para bebé.

No uses jabones en barra, lejía ni otros productos de limpieza agresivos, como el detergente para trastes o el cloro.

Una vez que hayas conseguido el limpiador, sigue estos pasos:
 -Moja la esponja ligeramente, no debe escurrir.

-Toma una cantidad de solución no mayor a una moneda y talla con los dedos en las superficies sucias. No te olvides de presionar para poder quitarle todo el maquillaje.

-Añade agua y empieza a lavar. Sigue apretando la esponja hasta que no veas manchas.

-Cuando el agua salga transparente quítale los excesos con una toalla y déjala secar.

No te olvides de reemplazarla cada tres meses o cuando ya no puedas quitarle completamente las manchas.


TAMBIEN PUEDES LEER:

Compras la esponja de moda en forma de huevito, la aprendes a usar para sacarle el mejor provecho y… ¿ahora qué? Asegúrate de lavarla...

No hay comentarios: